2020-12-07_114255_edited_edited.jpg

LA HISTORIA DEL MAESTRO VELERO

 

Desde Niza al Mar Menor, pasando por La Rochelle y las Antillas Francesas, Jean Paul Jacquemin descubrió en su juventud que no había nada que le llenara como navegar a vela y que debía encontrar el modo de hacer esta pasión su profesión.

En un alarde de osadía e ilusión el joven de 18 años dejó atrás su país y se mudó a España con la intención de encontrar su rumbo y comenzar una carrera profesional en este arte.

Buscando la armonía entre la velocidad, el equilibrio y la durabilidad, comenzó a diseñar sus propias velas.

De la mano del gran Ib Andersen, fundó Velas Garfio en la década de los 70.

Poco después, consiguió alzarse con el Subcampeonato del mundo de Mini Ton celebrado 1979 en Estartit (Girona), perpetuando así su valía tanto en el diseño como en la competición.

En los 80, con un conocimiento técnico y dominio del diseño y confección de velas pulido en la central de HOOD SAILS Cape Cod (Massachusetts), regresó a España con la representación nacional de dicha marca, ya como Maestro Velero.

Jean Paul, continuó compitiendo al más alto nivel en regatas como el Mundial de 3/4, múltiples Copas del Rey, Copas de la Reina, Sherry, Copas de Antonomías, Rutas de la Sal, Calpe-Formentera, Cartagena-Ibiza, Cartagena-Cartago (Túnez), Cartagena-Melilla, Trofeo Puig de Clásicos, Princesa Sofía, entre muchas otras; regateando en barcos muy diferentes, con velas diseñadas y probadas minuciosamente por él, continuó formándose para ser uno de los mejores Maestros Veleros de España.

En 2019, tras una serie de diferencias en el modelo de negocio con su entonces socio, decidió desvincularse de su marca y fundar junto a su hijo Pablo Jacquemin, rigger de profesión, propietario de Jean Paul Rigging (en claro homenaje a su padre) JEAN PAUL SAILMAKERS & RIGGERS.

De la combinación de sus conocimientos y experiencia nace una marca cuyos cánones son el diseño y confección personalizada, huyendo así de la estandarización y de las velas de astillero.

“Nuestro proceso comienza con la medición exhaustiva del barco, su aparejo y su cubierta, adaptando las velas JEAN PAUL a cada armador y optimizando el rendimiento de su velero en velocidad y comodidad” JPJ